Buscar

Melón Dulce 3

Eventos y RRSS

CUANDO EL TIEMPO SE CONVIERTE EN TU ENEMIGO

Lo más efectivo hoy no es el dinero, es el tiempo…  Un tiempo efectivamente planificado significa ganancia. Claro, lo bien o mal utilizado del tiempo depende de lo que usted quiera hacer o que tan lejos pretenda usted llegar.

Mientras unos tienen todo el tiempo del mundo porque no quieren llegar a ninguna parte, a otros no les alcanza el tiempo porque quieren llegar a todas.

El tiempo hoy cuesta como nunca antes. Por ejemplo se venden los minutos o fracción. Muchas personas pagan a otros el tiempo que no tienen para dedicarlo a su familia.

El tiempo con los amigos es cada vez más escaso y por tanto más caro de compartir. No hay horas libres o hay demasiadas. Si usted repasa a su alrededor todo el mundo corre, por no decir vuela.

La ida de la mayor parte de las personas transcurre en un bus, un automóvil o frente a un computador. Muy escaso es el tiempo con otras personas y si esto último ocurre es un tiempo forzado por razones de trabajo o rutina.

Así las cosas imagino este mundo como un carrusel que gira cada vez más rápido y solo se sostendrá quien tenga la suficiente fuerza para agarrarse y estar bien posicionado. Es aquí donde se evidencia el protagonismo del tiempo. Si usted es organizado, le alcanza el tiempo. Si  aprendes realmente que es lo importante para su plan de vida, el tiempo es un aliado y no un verdugo.

Por lo que veo ese carrusel no tiene reversa y el tiempo tampoco. Lo claro es que solo tu y yo, decidimos que tan efectivos somos con nuestro tiempo

 

Y TÚ; ¿en qué se te va el tiempo?

 

#MeliGarrido

 

Periodista/ Melón Dulce

 

infografia

CUANDO TUS EMOCIONES ESTÁN MAL

 

 

Hoy es uno de esos días en que te levantaste con el pie izquierdo…La pelea con tus hijos para que se levanten, llegar a tiempo, el tráfico, y para colmo el cliente te envía un mensaje diciendo que ya no podrá adquirir tus servicios porque el compadre (que no tiene nada que ver con el servicio que prestas) se lo hará más barato (más no mejor) Llegas al trabajo y hay una revuelta popular por el bajo sueldo y el recorte de personal. Todo el mundo grita al mismo tiempo y es un solo despelote…

Toma aire…suéltalo lentamente (te acuerdas de lo que leíste en una página del Facebook de yoga) Toma aire…Suéltalo lentamente…

NAHHHH! ¡¡Al primero que se me atraviese lo MATOOOO!! Y quedas  como el pajarito de Angry Birds histérico y  llevándose a su paso a quien vea…

Es definitivo; de nada sirve ser muy exitoso económicamente, si no se pueden disfrutar las cosas buenas de la vida consigo mismo y/o con el equipo de trabajo.

Las empresas que no logran entender los cambios del tercer milenio, que es una sumatoria de muchos individuos con competencias emocionales adecuadas, son empresas que van a recibir el latigazo de la competitividad ante otras que sí se dan cuenta que por ahí está la tendencia moderna.

Con total y plena seguridad con una gerencia humanizada, cambiaremos nuestra visión del negocio del que nunca podremos salirnos, del producto del cual nunca podremos desligarnos… De sí mismo, de nuestra mente. Pues nosotros podemos dejar actividades, cambiar, pero nunca vamos a poder pelearnos con nosotros mismos ni desligarnos de una sociedad, que es nuestra relación con las emociones.

¿Estás molesto por algo que se hizo mal?… háblalo  con claridad y respeto…  Nada será tan gratificante de ver cómo es el funcionamiento emocional del miembro del equipo, cómo responde, cómo se siente, cómo se piensa. A veces; de quien menos esperas, recibes una solución más creativa y fácil.

Emocional no es lo que se cree tradicionalmente como miedo o rabia, sino también qué es lo que se piensa. Si trabajamos desde adentro, se verá reflejado afuera igual.

Al sincerarnos y evitar caretas y posturas tipo “yo soy el jefe y nadie más puede molestarse sino yo”, crearemos una sumatoria de un miembro del equipo más respetuoso, más considerado y posiblemente con una mejor sonrisa

#MeliGarrido

Periodista/Melón Dulce

@Melondulce3

¿Qué puede hacer un Chef a Domicilio por ti?

wordpress

 

Todos hemos soñado alguna vez con que un chef privado venga a nuestra casa y nos deleite con su experiencia y formación. Estar en casa rodeado de la mejor compañía mientras disfrutas de todo un “Show de Cocina”, aprendes nuevas recetas y trucos de cocina mientras interactúas con el cocinero y sacas fotos de la experiencia es posible con  Melón Dulce. Y al alcance de todos los bolsillos.

Pero…. ¿Sabías que más allá de eso, un chef en tu reunión familiar o evento puede hacer mucho más por ti?

  1. Te compartirá  algunos consejos de cocina, como ejemplo añadir un poco de azúcar en la salsa casera de tomate para reducir su acidez, o algunos trucos para combinar e integrar las especias adecuadas en cada comida.

2. Ayudarte a seleccionar los mejores establecimientos para comprar los alimentos de primera calidad, ya que un chef sabe que el producto debe ser exquisito para lograr un determinado sabor y textura,  por lo tanto le resaltará este vital paso para lograr la mayor perfección. Le compartirá los mejores lugares para sus compras y que usted podrá aplicar para sus ingredientes. Siempre apostando por el lugar de factura nacional (lo nuestro es lo mejor)

3. Le enseñará cómo cortar una cebolla… sin soltar una sola lágrima. (Si… Le cuento que se puede)

4. Le podrá enseñar  a afilar sus cuchillos.  Siguiendo la premisa que dice que “Entre más suave es el corte, mayor es el gusto”.

5. Ud se dedicará a compartir con sus invitados sin tener que salir todo sudado y cansado en las fotos por estar metido en la cocina

6. Y por último pero no menos importante…Recogerá y limpiará toda la cocina, dejándolo tan brillante, como nunca lo habías visto antes.

 

¿Nada mal verdad?

 

#MeliGarrido

Periodista/ Melón Dulce

 

El Valor de Comunicar para las Marcas

FotorCreatedcomunicar

 

Basado en cuatro elementos básicos: Propósito, principios, personas y procesos.

“Eres lo que comunicas”

Uno comunica para provocar comportamientos y generar confianza, no sólo en materia comercial, integridad, gobierno, ética, finanzas, responsabilidad social, etc. Lo importante es ser responsable y corresponsable en todas las dimensiones que se esperan de una marca. En definitiva, comunicar para atraer confianza e inversión.

Comunicar lo que hacemos persigue la claridad en cada uno de los procesos de una sociedad. Involucra entender que los lazos entre los grupos de interés y la marca, se vuelvan verdaderamente sólidos y brillantes. Las marcas que saben comunicar emocionan e inspiran a sus clientes con cada nueva iniciativa, generando reputación, lealtad y por supuesto fidelidad.

Si las empresas no comunican lo que verdaderamente hacen, ¡se desmantelan! olvidan de evaluar sus propósitos y desde ahí, la comunicación se desvanece. Comunicar consiste en conocer al otro y hacerle ver nuestro punto de vista, pero también ver el suyo: Escuchar a los demás para poder estar integrados y poder conseguir lo que necesitamos. Lo que queremos.

Una comunicación exitosa consiste, en parte, en ser capaz de transmitir lo que pretendemos; sin embargo, no es lo único, ya que la comunicación no se da en un solo sentido. Por ello, hemos de tener claro cuál es el objetivo de nuestra comunicación, es decir, qué queremos comunicar, así como la audiencia a quien nos dirigimos.

Comunicar forma parte de la cultura organizacional en nuestro país sea eficiente, o no. Es la personalidad de la compañía  lo que diferencia a una organización de otra.

Comunicar es crear diálogo desde la verdad de lo que somos y hacemos.

 

#MeliGarrido

Periodista/Melón Dulce

@Melondulce3

 

 

 

APRENDER “EL ARTE DE RECLAMAR”

Tengo que admitirlo… Puedo ser una bola de fuego cuando no me siento atendida por una marca o persona. Fui un tiempo famosa en la oficina cuando una vez molesta con un banco, escribí en su cuenta twitter: “Saliendo con un bidón de gasolina y 1 fosforo a quemar el banco X! Cero solución a mi problema” ¿Fue extremo? Si. ¿Pude haber mejorado la forma de comunicarme con el banco? Totalmente.  Así ocurre en las redes y fuera de ellas. Una queja o reclamo mal manejado no solo podría significar un cliente menos, sino también un cliente que cuenta su mala experiencia a otros consumidores.

Para reforzar nuestra relación con las marcas o productos, enumero varias recomendaciones que pueden mejorar tu experiencia al reclamar un mal servicio:

  1. Solicita la solución a tu problema con amabilidad y respeto

Tengo que reconocer que fue sumamente grosero de mi parte hacer lo que hice. Detrás de una marca, hay muchísimas personas trabajando en ella, y por un descuido o falla en algún proceso, no me daba el derecho de hablar como hable. Solicitar la mejora de un servicio es mi derecho… ¡Cierto! Pero también un deber procurarlo con respeto y tolerancia.

  1. Enfócate en el Problema

Se especifico al plantear tu inquietud… Por experiencia propia me ha tocado  trabajar para algunas marcas y leer en sus redes: “Que problema… Esta empresa no sirve”  Este tipo de aseveración no puede brindar al departamento adecuado, las herramientas apropiadas para canalizar la inquietud. ¿Qué es lo no sirve? ¿Necesitas un precio? ¿Necesitas la devolución de tu dinero? ¿En qué fecha exacta te ocurrió el problema?  Explica objetivamente lo que te ocurre.

  1. Escucha atentamente

Escuchar servicialmente las indicaciones de quien intenta explicarte sin interrumpirlo o cortarlo hasta que termine su idea, no solo te permitirá entender bien la respuesta que te proponen, sino también cómo puedes manejarlo.

  1. Lee las condiciones de servicio antes de formular tu reclamo

Luego de haber planteado mi queja con el banco, me recordaron que en el contrato que hice con ellos, estaba bien especificado el tiempo de espera para el trámite por el cual reclamaba. ¿Que las letras chiquitas no se ven? Pues es preferible tomarse cinco minutos más, y no pasar por que te refresquen la memoria tipo: “Sra Garrido le recordamos que usted firmo aceptando las condiciones de nuestros servicios” Antes de hacer el show, lee bien toodooooo.

  1. El complejo de redentor déjaselo a Dios

El único que conoce tu problema o queja eres Tú… Con pelos y detalles… No intentes ser redentor de media humanidad armando el escandaloso espectáculo cuando los demás, no te lo han pedido. Podrías salir crucificado.

  1. Da las Gracias

Una vez te aseguraste de que el problema se haya resuelto y no se vuelva a repetir, ofrece las gracias por la atención. Recuerda, somos de naturaleza imperfecta, y por un error cometido, no significa que una marca o producto sea lo peor. Tal vez si en vez de enojarte te des la oportunidad de mantener comunicación con la marca, ellos podrán ofrecerle nuevos productos o servicios que podrían ser de tu interés y termines ¡ganando el doble!

 

#MeliGarrido

Periodista/MelónDulce

@MelonDulce3

 

 

Hablar por Teléfono:Cuestión de Talento y Protocolo

12376732_157412847947988_2715194464528569643_n

 

Hablar por teléfono reduce en cierta medida nuestra capacidad de comunicación pues se pierden los gestos y expresiones tan importantes para interpretar bien lo que se quiere decir.. Por ello es crucial conocer ciertas pautas, especialmente cuando hablamos de negocios, o temas de trabajo…

Aquí el team Melonero te ofrece 4 consejos prácticos:

Cuando te equivoques al marcar un número telefónico,presenta excusas breves y cuelga. La equivocación fue tuya!!

Cuando estés en el telf. no comas,no bebas,y no trates de organizar papeles. Por experiencia propia terminaras organizando la comida y comiéndote el papel!!

Cuando tu secretaria (o persona indicada) llame a alguien por ti, toma el telf. antes de que la persona se encuentre en la linea!

Evitemos las horas de las comidas para llamar ( muy temprano en el desayuno, justo a las 12 para el almuerzo almuerzo y cena).

#MeliGarrido

Periodista/Melón Dulce

@MelonDulce3

 

La Gestión del Náufrago: Emprendedores Resilientes

La resiliencia es la habilidad de recuperarse de las dificultades, o bien de absorber tensión y preservar (e incluso mejorar) el funcionamiento de la organización ante la presencia de contratiempos. Característica que define claramente a los emprendedores de este milenio. Ese impulso extra que tienen para de la nada (solamente, con el capital de su idea) crear una marca de valor. Una de las características de la persona emprendedora es su ¡fuerza! Esa que parece usada por los náufragos de las películas en la tv, y en las que se les ve luchando con todo “a pesar de” pues desarrollan su capacidad de combatir ante cualquier inconveniente que se les atraviese porque tienen la esperanza de que pronto serán rescatados y ¡verán luz!

Para lograr esto, hay que  dejar clara la idea de lo que  desea llevar a cabo, rodearse de gente que crea en la empresa. Con objetivos definidos y determinados a  llevar el proyecto adelante, que sean asertivas y con experiencia. Establecer planes de acción y fijarse metas para el logro de los objetivos, no dejando todo a la deriva, concretando los recursos que se necesitan y estableciendo prioridades en su accionar; esto, con el propósito de  estimular el pensamiento estratégico y gerencial. Para ello, la academia es el recurso más importante que puede tener de su lado un emprendedor. Podemos tener la idea; pero  la materializamos con ayuda del conocimiento. Por eso es tan importante la capacitación en quien desea emprender.

De este modo, nuestra forma de trabajar se va convirtiendo en una especie de náufrago; pero ya rescatado… Con deseos de iniciar otra vez con su vida y  ¡Comenzar de nuevo! Pero esta vez apostando por valores como el esfuerzo, la tenacidad, la constancia, la lucha, el coraje y generosidad porque eso aprendió durante su mal tiempo. Lo digo con toda convicción porque lo ¡vivo casi que a diario!

Mientras más estamos conscientes de cuáles son nuestras competencias y  capacidades, de los valores que manejamos, mayores serán nuestras acciones con tono coherente, con un plan para mantener en armonía el ciclo financiero y desarrollando cabalmente prácticas con visión de futuro.

#MeliGarrido

Periodista/Melón Dulce

@MelonDulce3

Cinco Consejos de Etiqueta y Protocolo en tu Oficina

No importa qué tan flexible o relajado seas: una oficina es un espacio compartido, y por lo tanto, un sitio donde entran en juego ciertas reglas de etiqueta para asegurar una convivencia armoniosa. La realidad es que algunas actitudes pueden resultar molestas para el resto del equipo, e incluso, afectar su productividad.

Te compartimos algunas sencillas reglas de etiqueta que ayudarán a impulsar un buen clima laboral. Toma en cuenta que para motivar este tipo de actitudes, debes pregonar con el ejemplo.

1. Evita comer en tu escritorio. Sobre todo si se trata de alimentos condimentados o de olor fuerte, como atún o cebolla, ya que pueden resultar molestos para tus compañeros. No pasará nada si te desapareces durante un par de minutos para comer tranquilamente en el comedor.

2. No hables por teléfono sobre temas personales. Así de simple. A nadie le interesan tus conversaciones, así que haz el sencillo esfuerzo de salir al pasillo o a una sala de juntas libre. Nunca uses el modo altavoz a menos de que estés completamente solo.

3. Si quieres escuchar música, usa audífonos. ¡Esto es básico! No a todo el mundo le gusta el mismo tipo de música, por lo que no debes “forzarlos” a compartir melodías contigo.

4. Procura mantener tu lugar lo más limpio posible. Trabajar en un lugar sucio y lleno de papeles puede afectar el desempeño de las personas y darte muy mala imagen.

5. No regañes a alguien frente a los demás. Además de ser una situación humillante para la persona que recibe la llamada de atención, es incómodo para quienes lo escuchan.

#MeliGarrido

Periodista/Melón Dulce.

@MelonDulce3

Blog de WordPress.com.

Subir ↑